¿Cómo elegir caldera de gas?

Elegir caldera de gas

¿Cómo elegir caldera de gas?

Una caldera es el elemento clave en una instalación de calefacción de circuito de agua cerrado. Se trata, por tanto, de un equipamiento fundamental en los hogares, por lo que habrá que prestar un ojo para adquirir aquella que más se adapte a nuestras necesidades. Pero, ¿cómo elegir caldera de gas? ¿En qué debemos fijarnos?

Son varios los puntos que hemos de tener en cuenta la hora de escoger una u otra caldera. Algunos de los más importantes tienen que ver con su rendimiento, eficiencia energética o potencia. No en vano, no es lo mismo tener que calentar 80 metros cuadrados que 200. O no es lo mismo tener un baño que tres.

Lo primero que tenemos que saber es que existen distintas clases de calderas en la actualidad. Se pueden dividir en varios grupos, como según su diseño (calderas de suelo o calderas murales), según su tecnología (calderas convencionales o calderas de condensación estancas) o según su uso (calderas mixtas instantáneas, calderas mixtas con microacumulación o calderas mixtas con acumulación).

En segundo lugar, a la hora de elegir caldera de gas, es importante vigilar su rendimiento. Este viene indicado por el “factor PCS” (Poder Calorífico Superior). Los rendimientos nunca pueden ser mayores al 100%, situándose el rendimiento de las calderas estándar alrededor del 90%, mientras que las de condensación alcanzan el pleno. Hay que señalar que, para un rendimiento óptimo, las calderas de condensación es preferible que trabajen con sistemas de calefacción a baja temperatura.

La eficiencia es otro punto importante a la hora de elegir caldera de gas. Para concerla, habrá que fijarse en la información dada en la etiqueta energética obligatoria para esta clase de equipos. Las más eficientes obtendrán una calificación de A.

También es importante conocer la potencia que usará en su funcionamiento y que también ha de estar fielmente reflejada en la etiqueta energética. Se trata concretamente de la potencia térmica nominal (kW) para la calefacción.

Es importante tener presente que generar agua caliente sanitaria requiere de una mayor cantidad de potencia que obtener calefacción. Es por tanto que la elección de la potencia de la caldera tendrá que tener presente este hecho.

En nuestra experiencia, es importante dejar claro que una caldera de mayor potencia no tiene que consumir más de forma obligatoria, sino que todo dependerá del rendimiento de la misma, del tipo de instalación o de si se cuenta con radiadores de baja temperatura.


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando acepta las mencionadas cookies y nuestra política de privacidad, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Te atendemos en Whatsapp
0

Your Cart