Cómo purgar los radiadores antes del invierno

Purgar los radiadores

Cómo purgar los radiadores antes del invierno

No siempre es necesario, pero purgar los radiadores antes del comienzo de la temporada de calefacción puede ayudar a un uso más eficiente. Te contamos cómo hacerlo.

Aún quedan algunas semanas para el comienzo oficial de la temporada de frío, pero la caída de las temperaturas con respecto al periodo estival es innegable. Al menos este año que, después de pasar dos meses confinados, prácticamente nos saltamos el periodo de adaptación entre el frío extremo y los primeros días de calor de la primavera. El caso es que, quien más y quien menos, ya piensa en encender la calefacción y hacer un poco más llevadero el frío dentro de casa.

Tanto si has seguido nuestras recomendaciones y has aprovechado el verano para echar un vistazo al estado de tu caldera como si has optado por hacer una revisión rápida con la entrada del otoño, tendrás casi todo listo para usar la calefacción sin problemas. ¿Cuál es el detalle que falta? Purgar los radiadores y conseguir un funcionamiento óptimo durante todo el invierno. Si no sabes de qué estamos hablando o quieres saber cómo hacerlo con garantías, te lo contamos.

Preparando la casa para el invierno: purga tus radiadores

La falta de uso, una avería previa, la antigüedad… Son muchos los factores que pueden afectar al circuito que lleva el agua caliente desde la caldera de gas hasta los radiadores y hacer que falle o que no funcione como debería. Para evitarlo o para ponerle solución, los técnicos especialistas siempre hacen las mismas recomendaciones: garantizar las revisiones periódicas, hacer un uso adecuado y eficiente de todo el sistema de calefacción y garantizar una serie de preparativos previos.

Entre ellos, la purga de los radiadores es uno de los imprescindibles. Esta acción, normalmente necesaria después de cada periodo estival, se basa en la extracción de las bolsas de aire que se forman en el circuito de tuberías. ¿Por qué es necesaria? Porque de otra manera, el sistema de calefacción no podría funcionar a pleno rendimiento ni de manera eficiente. Esta acumulación de aire impide que los radiadores se calienten lo suficiente o que se gaste más energía intentando subir su temperatura.

¿Cómo y cuándo debemos purgar los radiadores? Aunque hemos señalado que lo habitual es hacerlo antes del inicio de los meses más fríos, hay una forma más empírica de averiguar si es necesario llevar a cabo esta acción. Pon en marcha tu calefacción y acércate a uno de los radiadores; si la parte superior está más fría que la frontal, entonces necesitas la purga. Para llevarla a cabo:

  • Lleva contigo un caldero o recipiente para colocar debajo de la llave de paso. ¡Cuidado! En cuanto la abras, sale agua y puede mojar el suelo.
  • Con ayuda de un destornillador o de una llave inglesa, procede a la apertura de la llave de purgado (suele estar en un lateral, en la parte superior del radiador).
  • Deja salir el agua hasta que la expulsión sea continua, sin borbotones.
  • Repite el proceso con cada uno de los radiadores y, al finalizar, comprueba el manómetro de la caldera. El indicador debe estar entre 1 y 1’5 bares.

Purgar los radiadores es una operación sencilla que puedes realizar todos los años en tu casa. Con ello, y con las revisiones periódicas, te asegurarás un funcionamiento óptimo de la calefacción y un uso más eficiente.


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando acepta las mencionadas cookies y nuestra política de privacidad, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Te atendemos en Whatsapp
0

Your Cart