Contadores para la calefacción: control de las calderas colectivas

Calderas colectivas fin en 2023

Contadores para la calefacción: control de las calderas colectivas

La calefacción central tiene los días contados. Con la nueva normativa, en 2023 la gran mayoría de las calderas colectivas controlarán el consumo mediante sistemas individuales.

Después de unos años de retraso, el Real Decreto 736/2020 es ya una realidad. Aunque, tras su aprobación en agosto de este mismo año, la adaptación de las comunidades de vecinos podrá hacerse de manera progresiva a lo largo de los próximos dos años. Según las previsiones, en 2023, todas las calderas colectivas deberán tener instalados contadores individuales para que cada inquilino pague por su consumo real. O, al menos, realizar un estudio certificado para comprobar si esta implementación es viable.

Entonces, ¿quién está obligado a colocar o a prever la instalación de contadores individuales? Todos los edificios que cuenten con calefacción central y con calderas colectivas anteriores a 1998. ¿Cómo se efectuará el cambio y cuáles son las consecuencias (positivas o negativas) del nuevo Real Decreto? Desgranamos las principales a continuación.

Coto al consumo de calefacción central: contadores particulares para calderas colectivas

La idea es contabilizar de manera particular el consumo de un servicio comunitario como es el de las calefacciones centrales. De esta manera, cada vecino no pagará según los metros de su propiedad, sino en virtud del consumo real que realice de los servicios de la caldera colectiva. El objetivo de base es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorar la eficiencia energética tanto de las comunidades como de cada uno de los inquilinos. Según las estimaciones del Gobierno, esta medida supondrá un ahorro de cerca del 24% para las unidades domésticas.

Pero antes de proceder a la instalación de los contadores, se debe realizar un estudio sobre su viabilidad física y económica. Para empezar, las viviendas que cuenten con caldera colectiva en las islas, Ceuta, Melilla y las zonas de Levante y Guadalquivir están exentas (por ser consideradas zonas cálidas). El resto deberá contratar los servicios de instaladores de calderas profesionales para que analicen, por un lado, si es posible colocar los contadores; por el otro, a cuánto asciende la obra.

En este sentido, si son sistemas de calefacción central en columna (conectados entre pisos) no es posible realizar este control particular y se necesita la emisión de un certificado que lo avale. En cualquier caso, podrán estudiarse otras soluciones que hagan posible ese ahorro energético en cada unidad doméstica. En cuanto al presupuesto, si la obra va a suponer un gasto para las viviendas difícil de amortizar en cuatro años, también se consideraría inadecuado.

Además de los contadores individuales, el Real Decreto también establece la necesidad de instalar termostatos en cada unidad doméstica. Así, cada inquilino tendrá el control casi absoluto de su consumo energético.

Esto en el caso de una caldera colectiva. Si tú no tienes este tipo de instalaciones en tu edificio, pero también quieres sistemas de climatización que te ayuden a ahorrar, ponte en contacto con los instaladores profesionales de calderas de I3C. Encontraremos la mejor solución para tu casa y te ayudaremos a elegir la caldera perfecta.


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando acepta las mencionadas cookies y nuestra política de privacidad, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Te atendemos en Whatsapp
0

Your Cart