Termo eléctrico o calentador de gas: cómo elegir solo uno

Termo eléctrico o caldera de gas

Termo eléctrico o calentador de gas: cómo elegir solo uno

¿Cuál es el mejor sistema de agua caliente sanitaria (ACS)? ¿Cuál te conviene para tu hogar? Así funcionan el termo eléctrico y el calentador de gas y así te pueden proporcionar agua caliente.

Para fregar los platos, para ducharse, para lavarse las manos… Ciertos gestos del día a día y de la higiene personal y doméstica requieren la intervención de agua caliente. Pero no todos los hogares disponen de una caldera o de una instalación de gas natural completa que, a través de un aparato como los que instalamos en I3C, proporcione de manera automática y sin mayores preocupaciones tanto el ACS (agua caliente sanitaria) como la calefacción desde un solo aparato.

No es la primera vez que hablamos de los diferentes sistemas disponibles en el mercado, de sus ventajas y de las cualidades que los hacen perfectos para una u otra casa. De hecho, en este post ya analizamos calderas, calentadores y termos para ayudarte a elegir entre unos y otros el que mejor se adaptase a tus rutinas y a las de tu hogar. Pero, en esta ocasión, nos centramos en exclusiva en los aparatos que solo generan ACS. ¿Qué es mejor: un termo eléctrico o un calentador de gas?

Ventajas y desventajas del termo eléctrico y del calentador de gas

De los actuales sistemas de producción de agua caliente en casa, en esta ocasión hemos descartado directamente la opción de la caldera y su contribución al confort térmico. De esta forma, vamos a centrarnos en exclusiva en los dos aparatos que hacen posible la disponibilidad de ACS en los espacios domésticos: el termo eléctrico y el calentador de gas.

Las principales diferencias entre ellos radican en la forma en la que producen ese agua caliente y en la disponibilidad que ofrecen de esta. Si necesitas elegir solo uno de estos sistemas, te dejamos una lista con sus pros y contras:

  • Termo eléctrico. Es un depósito de grandes dimensiones en el que se almacena agua ya caliente para su uso inmediato. Mediante un sistema eléctrico (que es el que mantiene la temperatura), evita esa espera de unos segundos que se produce con otros sistemas entre que se acciona el grifo y empieza a salir el agua caliente. Así, su principal ventaja es la inmediatez. Pero entre sus desventajas figuran:
    • Es un sistema finito, cuando se acaba el depósito hay que esperar a que se vuelva a llenar y a que alcance la temperatura.
    • Necesita estar encendido para proporcionar agua caliente en el momento en el que el usuario la desea.
    • El proceso de llenado y calentado de agua puede tardar hasta una hora.
    • Ocupa mucho espacio.
    • Puede aumentar el gasto energético.
  • Calentador de gas. Este sistema calienta el agua en el momento en el que se va a utilizar. Está formado por una serie de quemadores que aumentan la temperatura del líquido cuando este discurre por la tubería indicada. Así, como ventajas destacaríamos la posibilidad de disponer de agua caliente de manera ilimitada y el ahorro energético derivado de utilizar gas (en vez de electricidad). En cuanto a las desventajas:
    • Requiere la intervención de un técnico especializado para su instalación y revisiones periódicas.
    • El agua no sale caliente de manera inmediata, ni mantiene la misma temperatura siempre.
    • Requiere un caudal de agua mínimo para empezar a funcionar.

Ahora que conoces todos los pormenores de instalar un termo eléctrico o un calentador de gas, la decisión está en tus manos. Una vez que la tengas, ponte en contacto con los especialistas de I3C instalaciones y te ayudaremos a encontrar el modelo adecuado para ti.


Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de usuario. Si continúa navegando acepta las mencionadas cookies y nuestra política de privacidad, pinche el enlace para más información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Te atendemos en Whatsapp
0

Your Cart